«

»

Italia pone trabas a los rescates de migrantes

Desde el 2015, son cada vez más los barcos de ONGs que se dedican a rescatar migrantes en el Mediterráneo, sobretodo en el área contigua a aguas nacionales de Libia, donde el flujo de pateras se concentra más. Algunas organizaciones, las más afines a nosotros, son verdaderamente non gubernamentales, como las alemanas Sea Watch, Sea Eye, y Jugend Rettet, o la francesa SOS Méditerranée; otras son más cercanas a las instituciones, como Life Boat Project o la Moas (Migrant offshore aid station, fundada por los emprendedores italo-americanos Christopher e Regina Catrambone); y otras, para decir las cosas como son, unas verdaderas empresas multinacionales disfrazadas de ONGs, como la diabólica Save the Children, que en 2014 sobrepasó los límites de lo grotesco entregando el premio «Global Legacy Award» al ex primer ministro británico Tony Blair (sobre cuya conciencia descansan en paz 123.284 civiles iraquíes, de los que el 8,54% eran niños).

El modus operandi de estos barcos, consiste en rescatar a los migrantes desde pateras más o menos hundidas (lo que la agencia europea Frontex no suele hacer) y luego entregarlos a los buques de la marina militar italiana para que procedan al censo y a la distribución de los rescatados en centros de acogida. (Ya nos molaría que se les pudiera desembarcar en una playa cualquiera de €uropa y que desde allí fueran libres de circular adonde quieran, pero lamentablemente eso es ilegal).

El 31 julio 2017, mientras los ciudadanos de Italinistán están todos de vacaciones, su ministro de interior Marco Minniti presenta a las ONGs su nuevo protocolo de actuación, escrito con el respaldo de la UE.  Se supone que a partir de ahora todas estas organizaciones se tienen que ceñir a ese “codigo de conducta” que prevé restricciones delirantes como:

  1. Llevar a bordo de sus barcos personal militar armado (una paradoja para cualquier ONG, ya que así perdería su estatus de neutralidad)
  2. Avisar a la marina militar antes, y no después de haber realizado un rescate, y esperar el permiso explícito de la misma antes de proceder a cualquier actuación
  3. Llevar los migrantes rescatados hasta al puerto de la península que se les indique, en lugar de transferirlos directamente a bordo de un buque de la armada en la zona. Esto evidentemente supondría uno gasto enorme y una gran pérdida de tiempo para los barcos de las ONGs…

Y estos son apenas unos de los puntos de la larga lista de deberes y prohibiciones que el gobierno piensa imponer a las organizaciones, para evitar “la creación de  corredores humanitarios por parte de entidades autónomas”.  Por suerte, los únicos en firmar el protocolo el día de su presentación fueron Save the Children y Moas. La española Proactiva Open Arms no acudió a la cita, probablemente para ganar tiempo, pero se declaró dispuesta a firmar. Qué pena… Los que se merecen un gran aplauso son los Médicos sin Fronteras, que tienen su propio buque de rescate de 75m de eslora (el Prudence) y además tienen 13 voluntarios a bordo del Aquarius (SOS Méditerrané): el director general de MSF Gabriele Eminente envió una carta diciendo que no podían aceptar varios de los puntos propuestos, y por lo tanto no firmarían. Jugend Rettet se presentó a la convocatoria, pero no quiso firmar, mientras los de Sea Eye pasaron de largo, y los de Sea Watch se limitaron a criticar duramente desde su página web el Código de conducta promovido por el ministro.

Pero cuáles son las consecuencias que pesan sobre las ONGs que no firman esta auto-reglamentación impuesta por Minniti? De entrada, el gobierno les quiere negar el acceso a los puertos italianos, y además concluye su comunicado con tono amenazador, al más puro estilo mafioso: “las organizaciones que se niegan a firmar se considerarán fuera del sistema organizado de rescates, con todas las consecuencias del caso, empezando por la seguridad de las embarcaciones mismas.”

Esto es el chantaje de la administración italiana contra la flotilla de civiles que se dedica a solventar la falta de actuación de la UE de cara a la problemática migratoria. Y a partir de ahora habrá una clara distinción entre las ONG de verdad, y las que se volverán cómplices de las instituciones.

arriba: el ministro Minniti

 

fuentes:

http://www.interno.gov.it/it/sala-stampa/comunicati-stampa/codice-condotta-ong-oggi-terzo-incontro-viminale

http://roma.corriere.it/notizie/cronaca/17_luglio_03/no-trasbordi-luci-ecco-codice-le-ong-3cbd7b12-6020-11e7-89db-f0df40559f50.shtml

http://www.corriere.it/cronache/cards/filantropi-imprenditori-vecchi-peschereccii-privati-che-soccorrono-migranti-mare/minden.shtml

http://formiche.net/blog/2017/08/01/minniti-ong-migranti/

http://contropiano.org/news/cultura-news/2014/11/28/save-the-children-premia-tony-blair-polemica-sulla-bancarotta-morale-delle-ong-027780

http://contropiano.org/editoriale/2017/08/04/umanitario-a-chi-094502

 

1 ping

  1. el Juventa precintado por "extremismo humanitario" | L'Alliance

    […] « Italia pone trabas a los rescates de migrantes […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *